3 de cada 10 motociclistas no usan casco o lo usan mal

La Federación Internacional del Automóvil (FIA) Región IV realizó un estudio observacional sobre la adopción del casco en los motociclistas. Los 6.700 casos estudiados en CABA, Córdoba, Mendoza, Resistencia, Salta Capital y Provincia de Buenos Aires, arrojan múltiples conclusiones. El 28% de los conductores hace un mal uso del casco, el 12% de los motociclistas lo utiliza suelto, el 6% lo lleva golpeado y uno de cada diez directamente maneja sin casco.

Debemos ser conscientes que no usar el casco multiplica el riesgo de lesiones graves o lo que es peor de morir en un accidente. 2.700 vidas se salvarían por año si todos los que circulan en moto y ciclomotor usaran siempre un casco seguro.

Según la Ley 24.449. Ley de Tránsito, Art. 40, inc. J.  es obligatorio usar el casco normalizado para andar en moto en Argentina.

Alguna de las características del casco normalizado son:

  1. Exterior duro y liso con marcas retrorreflectivas.
  2. Interior con un relleno amortiguador de alta densidad.
  3. Acolchado flexible adherido al relleno, que ajusta el casco a la cabeza.
  4. Sistema de retención de cintas y hebilla que pasado por debajo del mentón sujeta correctamente el casco a la cabeza.

El casco normalizado garantiza que, en caso de accidentes, tu cabeza esté protegida. Llévalo siempre abrochado. IMPORTANTE: Los cascos industriales no se pueden usar para andar en moto (Decreto 779/1995 Decreto reglamentario de la Ley de Tránsito, Anexo I, Título V Art. 29 inciso i y Art. 40 inciso j 1.)

Por este motivo es importante no sólo usar el casco, sino también el correcto. Es tan importante como tu propia vida.

Según la Agencia Nacional de Seguridad Vial te contamos algunas cualidades del casco que puede que no conozcas:

  1. Dispersa la fuerza del impacto sobre una superficie más grande, con lo cual hace que no se concentre en áreas particulares de la cabeza.
  2. Previene el contacto directo entre el cráneo y el objeto que hace impacto, al actuar como una barrera mecánica entre la cabeza y el objeto.
  3. El material mullido incorporado en el casco absorbe parte del impacto, y en consecuencia, la cabeza se detiene con más lentitud. Esto hace que el cerebro no choque contra el cráneo con tanta fuerza.
  4. Es importante protegerse los ojos, por eso deben tener visera. Además de tener un material resistente a los golpes, protege del viento, polvo, barro, agua e insectos.
  5. El casco debe ser liviano, de tamaño adecuado, que permita oír y esté fabricado bajo normas IRAM, con sus partes homologadas por el INTI. Tienen fecha de vencimiento por la vida útil de los elementos que lo componen y al sufrir el primer golpe, debe ser reemplazado.

Usá el casco correcto y cuidá tu vida.

 

2018-11-09T15:00:16+00:00